Música y lucha: una playlist para el 21 de noviembre -

Música y lucha: una playlist para el 21 de noviembre

Publicado el 20 - 11 - 2019 | Por: Felipe Sánchez Hincapié

El mundo se ha despertado. Países como Líbano, Puerto Rico, Ecuador, Haití, Panamá y Chile han salido a las calles para exigir cambios y a sus respectivos gobernantes una mejor atención a las verdaderas necesidades del pueblo. Son tiempo difíciles, pero las movilizaciones que suceden a lo largo y ancho del mundo demuestran el desgaste de un sistema que, en vez del bien común, optó por el acaparamiento.  

La corrupción, las desigualdades sociales, la represión a la libertad de prensa y de expresión, la no garantía de derechos fundamentales como la salud y la educación, la contaminación y el despilfarro de los recursos naturales, la precariedad del sistema laboral y pensional, han generado malestar en miles de personas que le han dicho no más al orden establecido.  

Colombia no ha sido ajena a este despertar y diversos sectores sociales han convocado para el 21 de noviembre a un paro nacional en rechazo a varias políticas del gobierno de Iván Duque, como la reforma pensional y laboral, así como su incumplimiento a los acuerdos de paz y la actitud que asumió ante el bombardeo del Ejercito a un campamento guerrillero en el que, presuntamente, murieron 18 niños y no 8 como inicialmente se creía. Además, las calles serán tomadas para protestar contra otros males que aquejan a la sociedad colombiana, como la corrupción y el continuo asesinato de líderes sociales.  

Aun la represión y el miedo que por estos días han instaurado el gobierno y sus seguidores, miles de voces han expresado su apoyo al paro del 21 de noviembre, desde sindicatos y movimientos sociales, hasta intelectuales y la misma iglesia católica, y a todas ellas se han sumado las de músicos que, cansados del estado de las cosas, desean un verdadero bienestar.  

Carlos VivesAterciopeladosAdriana LucíaMadame PerinéSuperlitioAlcolirykoZBomba EstéreoEdson VelandiaLa EtniaFrente CumbieroTsh Sudaca y Mabiland son solo algunos de los músicos que han expresado su apoyo al paro nacional, además de actores como Norida RodríguezAndrés Parra y hasta la Señorita Colombia, María Fernanda Aristizábal.  

Incluso, los trabajadores del sector musical se han unido para crear El paro suena, iniciativa con la que buscan adherirse al paro nacional para expresar su inconformidad “con las políticas adoptadas por el gobierno de Iván Duque, en contra de la paz del país y los derechos humanos de sus habitantes” y para ello han convocado a una movilización pacífica, con cantos y bailes, desde las 8:00 a.m. en el Parque de los Hippies en Bogotá.  

Que los músicos y trabajadores del sector musical expresen su apoyo al Paro Nacional demuestra que la música, como arte que le llega a miles de personas, no es ajena a su tiempo y sirve para alentar las movilizaciones sociales, denunciar las injusticias que a diario se cometen, desenmascarar a los poderosos o darle voz a quienes han sido silenciados.  

Ejemplos hay muchos, como las protestas en Puerto Rico a las que se unieron ResidenteBad BunnyDaddy Yankee y demás artistas de la isla para exigir la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló; o los miles de chilenos que, con palmas y guitarras, cantaron en la Plaza Italia de Santiago de Chile “El baile de los que sobran”, célebre canción de Los Prisioneros que pese a haber sido lanzada en los años 80, refleja la dura realidad por la que diferentes sectores salieron a protestar; o los DJs que apoyaron las multitudinarias protestas en Líbano en contra de las medidas económicas adelantadas por el gobierno y que a punta de techno lograron la renuncia del primer ministro Saad Hariri.  

Sobre el impacto de la música en las movilizaciones sociales, el periodista musical Sebastián Narváez Núñez considera que ésta, al ser un lenguaje universal e inclusivo, permite que confluyan personas de diferentes gustos y condiciones sociales, “y en ese sentido la música puede ser una herramienta, un motivo o una excusa, pero lo realmente importante es el discurso que se haga a través de ella”.  

Narváez Núñez menciona como ejemplo a las personas que cantaron “El baile de los que sobran” durante las protestas en Chile como un ejemplo de que la música tiene una causa y un discurso común “que puede hermanar a la gente a lograr un coro que va a permanecer en la historia”. “De ahí para allá lo que se logre es una causa social y creo que los artistas, cuando se suben a esa ola, lo hacen, más que por interés particular, por salir a decir ‘yo también soy ciudadano, antes que artista, y por eso a mí esta causa también me molesta y las decisiones que tome el gobierno también me afectan a mí; aunque sea un artista multimillonario, no puedo ser indiferente a la realidad del país”, agrega.  

La música es un aliento, la mecha que prenda el fuego. Moviliza, concientiza y visibiliza. En últimas, habla de lo que unos pocos no quieren que se hable. Los cambios se han hecho con marchas y consignas, pero también con punk, metal, hip hop, reggae, salsa, canción social, techno y reggaetón. Hay música para entretenerse, por supuesto que sí, pero pretender meter a la música en una burbuja de cristal, aislada de lo que pasa y de cualquier consciencia, es negarle uno de sus cometidos esenciales: ser reflejo de su tiempo.  

Por eso, después de escuchar música a todo volumen y consultar con nuestros lectores, hemos preparado como antesala al paro del 21 de noviembre esta playlist con canciones de artistas colombianos tan disimiles entre sí, como Estados Alterados, Aterciopelados, AlcolirykoZ, Shakira, Ana y Jaime, Alejo García, Los Yetis, Zafarrancho, Octavio Mesa, De Bruces a Mí, I.R.A. y Jorge Velosa, pero que todas juntas pueden despertar a un país que urge de cambios.