Shakira y Jennifer López, poder latino en el Super Bowl -

Shakira y Jennifer López, poder latino en el Super Bowl

Publicado el 3 - 02 - 2020 | Por: Felipe Sánchez Hincapié

Asombrado, con esa extraña sensación de gozo y desconcierto después de haber visto un gran espectáculo, escribo estas palabras referentes a la noche en que Shakira y Jennifer López empoderaron a un continente con su música. Porque sí, sus respectivas presentaciones en el medio tiempo del Super Bowl refrescaron un espectáculo que el año pasado solo dio de qué hablar por los pectorales tatuados de Adam Levine, pero que en este fue noticia por su majestuosidad escénica y musical. Como muchos, vi el Super Bowl no por motivos deportivos, sino estrictamente musicales y aquí comparto las impresiones de un espectáculo que brilló por lo musical, pero también por lo político.

¡Woooow! ¡Qué espectáculo! Shakira y JLo, a su manera, brillaron con sus voces y movimientos. La diversidad fue el leitmotiv y el medio tiempo sonó a mapalé, cumbia, champeta, salsa y reggaetón. El Caribe en su nota más alta. Las coreografías: un delirio de color y coordinación que hasta dejaron satisfecho a más de un TOC (me incluyo). Aunque emocionantes las apariciones de Bad Bunny y J Balvin, el medio tiempo realmente fue de Shakira y JLo. Después de una polémica colaboración con Anuel AA, Shakira volvió a cautivar con su poderoso timbre de voz y famosa danza del vientre, además de que tocó la guitarra y la batería; mientras JLo arrasó con su imponente presencia escénica. Las dos hicieron un acelerado mosaico con lo mejor de sus respectivos repertorios, y aunque por momentos era inevitable pensar en el esfuerzo de más que debieron hacer sus gargantas y pulmones, lucieron auténticas, poderosas y enérgicas, y al público lo hicieron participe de su momento de gloria. Ofrecieron un show vibrante, pero también demostraron por qué son de las estrellas más brillantes de la industria musical latina. Las burlas y los memes que inundaron las redes sociales tras la rueda de prensa previa al domingo en la que una despreocupada Shakira contrastó con una elegante JLo, pasaron a un segundo plano y ambas divas por primera vez le dieron un toque netamente latino al show de medio tiempo del Super Bowl.

¡Poder Latino es lo que hay! Que dos artistas latinas hayan cantado en el medio tiempo del mayor espectáculo deportivo de Estados Unidos – y en la era Trump- es algo que no puede obviarse. Esa Latinoamérica resiliente y colorida que se lució en Miami recordó la riqueza que de verdad hizo grande a Estados Unidos: la diversidad. Fue un medio tiempo de símbolos, como el de JLo abrigada con una bandera (no sé si de peluche o terciopelo) de Puerto Rico mientras varias niñas encerradas en celdas (una poderosa alusión a los niños inmigrantes separados de sus padres y llevados a campos de reclusión por orden de Trump) cantaban el segundo himno de Estados Unidos: «Born in the U.S.A», canción con la que Bruce Springsteen puso contra las cuerdas al «American Dream» y desenmascararó sus contradicciones y exclusiones; o la reivindicación que hizo Shakira del Caribe Colombiano, ese del que tanta «gente de bien» se ha burlado y que anoche mostró toda su riqueza. Ni que decir de la magia del grupo caleño Swing Latino que, además de acompañar a J Lo, nos hizo pensar en tantos chicos y chicas de Cali que han resistido la exclusión y la violencia a punta de baile.

Aparte de la diversidad musical, la fuerte presencia latina y las críticas a la nefasta política anti inmigrante de Trump, este show de medio tiempo fue en clave femenina. Dos mujeres tuvieron el poder absoluto y por unos cortos pero intensos minutos, el mundo puso toda su atención en ellas. En momentos donde las mujeres luchan por sus derechos y contra todas las violencias de las que han sido víctimas, el show de medio tiempo del Super Bowl fue un canto de resistencia, o más bien una reafirmación de princpios.

El juego siguió, los Chefs de Kansas City ganaron. Hoy los noticieros, con sus respectivos adjetivos, no pararán de hablar del espectáculo y algunos dirán quién se lució más que la otra, por eso del patrioterismo maniqueo de la televisión y las redes sociales. Pero realmente, América Latina, con sus músicas y luchas, fue la que se lució.